domingo, 24 de junio de 2018

domingo, 17 de junio de 2018

MARTIN DE LASSALETTA + NICOLAS PASETTI - LOS ERRORES


Desde el primer surco del vinilo, podríamos imaginar en una escucha a ciegas, que los sonidos que vuelan desde la tornamesa vienen por el lado de sellos como Hatology, Clean Feed o Intakt Records; que se dedican a la difusión y comercialización de esta vertiente.

Uno empieza a llegar tímidamente a estas propuestas después de un largo caminar, con un oído deseoso de recorrer la vía opuesta a lo políticamente correcto. También convive esa pose egoíca que concierne a parte de cierta intelectualidad que mira las vanguardias con afán de sentirse un superado. Todo sea dicho.

Más allá de diferencias y tensiones conceptuales el centro de gravitación es la improvisación. Desde un estilo ingenioso y abierto, ambos contrabajistas desarrollan el marco propicio que desemboca en nueve temas libres, sin ninguna prisa.

La experimentación y búsqueda de sonidos despliegan capas de percepciones que se acomodan en estructuras de intensidad levitante, como el corte tres del labo B: “Para Ser Dos Hay Que Ser Distintos”.  Composición de oscura luminosidad, cuya gestualidad zen con la flauta, denota que este dúo se retroalimenta desde las formas del free jazz / improvisación libre, anudándose al ruido duro de ambos contrabajos. 

Intensa geografía sonora, de perfumes ácidos, profundos y asfixiantes que en algunos pasajes; a diferencia de otras formas en la misma línea, no brota esa confrontación que desemboca en cascadas torrenciales de notas, el léxico improvisador de ambos les permite llegar a cotas de compenetración. Un auténtico acto de creación espontánea, para cuestionarse a sí mismo y abrirse a nuevos horizontes.

Martín De Lassaletta : Contrabajo, Flautas Y Accesorios.
Nicolas Pasetti: Contrabajo.



domingo, 10 de junio de 2018

BOTH DIRECTIONS AT ONCE: THE LOST ALBUM



Producto quizás de una afortunada casualidad y desde ya considerado un obsequio para los amantes del jazz, un disco inédito del músico estadounidense John Coltrane y su cuarteto clásico saldrá al mercado 55 años después de su grabación.

Así lo anunció ayer la compañía discográfica Impulse! y confirmó a los seguidores del músico, nacido en Hamlet (Carolina del Norte) en 1926 y quien falleció a los 40 años en Nueva York, que el álbum saldrá al mercado el próximo 29 de junio.

“Both Directions at Once: The Lost Album”, según una reseña de Impulse!, fue grabado el 6 de marzo de 1963 por Coltrane y su cuarteto integrado por McCoy Tyner, Jimmy Garrison y Elvin Jones en los estudios Van Gelder en Englewood, Nueva Jersey.

De esa sesión hasta ahora desconocida, que tuvo lugar justo un día antes de que se grabara el álbum John Coltrane y Johnny Hartman, salió una producción completa que incluía composiciones originales nunca antes grabadas y la que estos célebres músicos ensayaron diferentes maneras y configuraciones para su interpretación.

“Untitled Original 11383” y “Untitled Original 11386”, ambas tocadas en saxo soprano, son dos de los originales inéditos producto de esa sesión e incluidos en el nuevo disco, en el que el cuarteto exploró interpretaciones no típicas de su repertorio.

Otro de los éxitos es “One Up, One Down”, que se presenta por primera vez como una grabación de estudio que contiene un intercambio entre el baterista Elvin Jones y Coltrane.

También se incluye una de las composiciones más conocidas de Coltrane, “Impressions”, que en esa ocasión se ejecutó en un trío sin piano.

Coltrane grabó además en esa sesión por primera vez “Nature Boy”, que volvería a grabar en 1965, según la reseña, que resalta como otra composición no original del álbum a “Vilia”, de la opereta de Franz Lehár “The Merry Widow”.

Para fortuna de sus seguidores, la grabación que ahora verá luz es una que Coltrane llevó a su casa en Queens y que compartió con su entonces esposa, Naima. Hasta ahora, según Impulse!, no se ha encontrado la grabación maestra.

“Este álbum perdido es un descubrimiento único en la vida”, resaltó Danny Bennett, presidente y CEO de Verve Label Group, que pertenece al grupo Universal Music y engloba a Impulse! Records, la compañía de jazz fundada por 1960 y que tuvo entre sus primeros fichajes a Coltrane.

El saxofonista Sonny Rollins, citado en el comunicado, aseguró, a propósito de este nuevo álbum, que “esto es como encontrar una nueva habitación en la Gran Pirámide”.

Coltrane, quien falleció en 1967 de cáncer, se colocó a la vanguardia del movimiento del free jazz, que se alejó de los límites convencionales de la música para impulsar la experimentación y la improvisación.

Coltrane dio una nueva dirección al género al mirar hacia India, incorporando el raga y la tradición espiritual hindú en su música y en su estilo de vida.

viernes, 25 de mayo de 2018

SEBASTIAN MAZALUPPO - SOLES



No hay manera de hacer nacer lo nuevo que desandar lo andado. Después de: “El Gran Escultor”; cobra vida con fuerza “Soles”, un nuevo proyecto que ilumina desde otro lugar las ideas puestas en él, por Sebastian donde invierte la carga poética y desde ahí vuelve a recrearse.

La música ofrece un espectro amplio y transversal en lo que a jazz se refiere. El núcleo del asunto esta en la retroalimentación de lo aprendido, para así nutrirse  de otros colores. Eso le da una perspectiva más acabada, más completa, más sustentable e integral al hecho artístico en sí mismo.

De esta manera compartimos aquí unos subjetivos consejos que dejo la escucha. “Dance” corte que abre la puerta, nos da claras muestras de lo que vamos a escuchar, jazz de buena cosecha, que es un paso adelante de su antecesor; más solapado en la exploración de caminos alternativos sin caer en los desequilibrios de lo desparejo.

Salvo el corte que da título al disco, una composición muy personal de paladar moderno que comienza con un sonido hipnótico del contrabajo al que se suma el aliento encantador del saxofonista; colmado de belleza y espiritualidad, logra un punto mayor y el líder se enseñorea como un gran explorador, sin miedo a lo desconocido.

Piano, contrabajo y  batería contribuyen en gran medida al encuadre de lo dicho aquí. Música en su punto justo de cocción para los degustadores del buen jazz; sin emociones desmedidas, haciendo honor a sus maestros. Caigo en un lugar común de la crítica, pero es lo justo para incitarlos a acercarse a esta propuesta: “Un disco para escuchar una y otra vez”.

Sebastián Mazzalupo: sax
Miguel Marengo: piano
Juan Bayón: bass
Carto Brandán: drums

Released in May 1, 2018 




viernes, 11 de mayo de 2018

GENTE CON SWING


Así como el jazz se expande en la vitalidad de músicos que surgen y se renuevan, en festivales, clubes y creciente interés de un público ávido, también los libros sobre el género, su historia y sus protagonistas ganan terreno en las bateas con buena respuesta de lectores.

Hay clásicos, se sabe, como los imprescindibles de Ted Gioia y las Memorias de un ladrón de discos de Carlos Sampayo. Pero en los últimos meses comenzaron a publicarse localmente libros que ven la luz a partir del esfuerzo de editoriales independientes que revitalizan puntos de vista sobre el jazz para lectores en español. Fue hace poco Talking Jazz, citado en esta columna, que rescató una serie de entrevistas a músicos claves en la historia y la actualidad del género. Fue una apuesta de la editorial marplatense Letra Sudaca. Ahora, la rosarina Homo Sapiens puso en circulación Gente con Swing, textos de jazz compilados por Horacio Vargas, y aprovechó la Feria del Libro para su presentación.

El concepto es simple: el escritor, periodista y productor Horacio Vargas seleccionó una serie de textos publicados en medios argentinos y españoles, en los que se entreveran escritores, músicos y periodistas especializados en jazz.

Se alistan así escritores como Beatriz Sarlo, Marcelo Cohen o Jorge Fondebrider y también Juan José Saer o Antonio Muñoz Molina. Sarlo rescata el anclaje cultural de los creadores de distintas épocas. "El sonido de cada gran músico de jazz es una de sus marcas personales de originalidad, marca producida en la escucha de la tradición cultural. Sin un anclaje sólido en esa tradición no hay innovación ni ruptura", sostiene. Sampayo sobrevuela ciertos vínculos entre la literatura y el jazz y jerarquiza la biografía del gran saxofonista Art Pepper (Straight Life), al aseverar que en ese relato se filtra una belleza que logra acaso por primera vez "una comunión no forzada entre jazz y literatura".

De Muñoz Molina se posteó un texto publicado en El País de España sobre la relación entre Red Rodney y Charlie Parker, aunque hay que decir que este laureado escritor español acredita varias columnas de alto vuelo sobre el género. Su descubrimiento del pianista portugués Julio Resende es una muestra que vale la pena buscar. Marcelo Escalona se detiene en Bill Evans y rememora el concierto que el artista ofreció en Rosario en 1979, un año antes de morir. Cuenta allí que Horacio Vargas recordó tres cosas impresionantes: la dificultad con la que llegó caminando hasta el piano ("Im very sick"), las inyecciones de cortisona que le colocaban entre los dedos para que se muevan mejor y aun así, la mejor música que se haya esuchado allí.

Jorge Fondebrider ensaya una discrecional selección de músicos "segundas líneas", a los que llama así por haber coincidido con contemporáneos de gran renombre o suceso. Y entre ellos cita al pianista Elmo Hope y a los saxofonistas Don Byas, Ike Quebec y Tina Brooks. Marcelo Cohen repasa nombres de músicos argentinos y se detiene en la obra de Eduardo Elía, un pianista exquisito como muchos otros que pueblan la escena local.

El libro recopila también columnas de Juan Sasturain, Sábat, Diego Fischerman, Pablo Gianera, Humphrey Inzillo, Sergio Pujol, Jonio González y César Pradines, entre otros, y es una invitación a buscar musicalidad y ruptura en textos sobre un género que tiene mucho por contar.


Fuente: Revista Veintitrés

domingo, 29 de abril de 2018

NICOLAS OJEDA - MAYO



Después de un debut prometedor, intuyo que el músico siguió su instinto, su mirada como compositor y tomo la ruta opuesta. Y lo bien que hizo. "Mayo", su última inquietud discográfica se distancia hacia un horizonte más ambicioso, con respecto a “Posibles Días En Sueños”.

“Kernel Panic” es un ejercicio rupturista cuya intensidad es dada por la voz de Victoria Zotalis, quien hace confluir una superficie propicia, no exenta de delicadeza desde su costado melodramático. “Mind The Gap”, plantea la urbanidad ideológica de la ciudad convulsionada.

“La Búsqueda” es lo más logrado desde mi punto de vista. En trece minutos, despierta sensaciones encontradas. El contrabajista inicia una exploración, sin fisuras, donde se desmarca de los tópicos habituales; por la senda de la emoción, el acervo jazzistico y la apertura intelectual.

Las composiciones se fusionan y están interconectadas en un movimiento casi continuo. Cada tema es un cuadro donde Nicolás pinta universos oníricos, como pinturas con sonido real.

Nicolas Ojeda: Contrabajo
Sebastián Zanetto: Piano y Rhodes
Pedro Bulgakov: Batería
Pablo Monteys: Saxos
Mauro Mourelos: Trompeta y Electrónica
Nicolás Olivera: Guitarra
Victoria Zotalis: Voz
Guillermo Brutto: Guitarra



martes, 17 de abril de 2018

SPINETTA Y LOS SOCIOS DEL DESIERTO – REEDICIÓN



Un inmaculado box set catapulta para la posteridad, el paréntesis noventesco de Luis Alberto y hay nostalgia en todo esto. La reedición, en el formato que parecía pertenecer al pasado,  surge en el mismo contexto histórico en que la banda se dio a conocer. La Argentina neoliberalizada, asistía y era espectadora de la continuidad mutante de un mito de la música local; junto con un power trío de rock puro y duro, ofreciendo su inobjetable visión siempre fiel al espíritu del poeta mayúsculo que fue Luis.

Década de muchos hechos políticos que se vivían con gran intensidad. Uno de ellos;  el gran paro docente, que Luis abrazó con su solidaridad,  la “Carpa De Los Maestros”, como se conoció y tocó: “Barro Tal Vez”. El azar quiso que esta música despertara de su letargo en un contexto político igual o peor creo yo, que antaño. Las carcajadas de la historia.

El fetiche  de lujo contiene,  una caja con 4 vinilos transparentes junto a un libro de fotos que fue un viraje a las fuentes de “Pescado Rabioso”, en la discografía del emblemático músico argentino; donde pisó a fondo el acelerador y materializo su visión de época con letras supremas y sonidos de guitarra que te partían la cabeza.

Tuve la oportunidad de verlo en Córdoba cuando vivía en mi ciudad  y quedamos saciados de rock con clase, sumando la incontrastable calidad del flaco para escribir. Verlo en vivo exponía un país que ya estaba sobre-estimulado, donde se vivía con la ilusión y el espíritu embriagador de que éramos parte, por un ratito, del primer mundo.

No quiero dejar pasar a los dos musicazos que lo acompañaron: Marcelo Torres en bajo eléctrico, músico que como solista y coparticipe de otros proyectos,  trabajo en la vertiente de la música instrumental de proyección y Daniel “El Tuerto” Wirtz en batería, un fuego sin control que arrasaba todo a su paso.

El abrazador marasmo que quedaba después de escuchar la versión de “Sucia Estrella”, “Cheques” o la sutileza de “Luna De Abril” no dejaban de ser un fresco de época, que servía de bálsamo y que exponía abiertamente y sin tapujos, lo ideológico como elemento transformador de lo social, que convivía a la par del sujeto proto-capitalista que todo lo compraba.

Luis como otros colegas comprometidos de aquella etapa, también dejo su huella. Un artista que supo integrar su evolución como compositor, sabiendo moverse en cada paso de su historia replanteándose un camino más allá de “Muchacha...”; integrando su propio lenguaje siempre consecuente con los tiempos que le tocaron vivir.

Este cofre definitivamente es el mejor tributo para reivindicar aún más su marca indeleble, que se agigantará con el paso del tiempo, y donde convergieron tres personalidades de elevado talento, audaces e inspiradas. Imprescindible como objeto de colección, este relanzamiento no hace más que aumentar aún más la figura inabarcable de un profeta en su tierra.