domingo, 12 de abril de 2015

CHARLES MINGUS EN BUENOS AIRES - PARTE II



ANECDOTAS
EL EQUIPO DE BAJO DE MINGUS

Una tarde, mucho tiempo después de estas presentaciones me reuní con Carlos Melero en su estudio de la calle Guatemala donde estuve rodeado de cintas, grabaciones, fotos y recuerdos de sus trabajos.

Escuche, por ejemplo, la grabación de uno de estos conciertos donde el mismo Charles Mingus, con una voz bastante cansada y deteriorada, presenta  a los integrantes de su quinteto. Arrancaban con el clásico tema, “Good By Pork Pie Hat”, y Melero recordó:

“Con Charles Mingus trabajé en el Coliseo y en Hebraica. Resulta que el productor de Mingus dio una mala información y aparte no le proveyó del instrumento que él quería, el contrabajo o el equipo…, no se si porque no estaba o por esas cosas que solo pueden pasar en la Argentina…entonces cuando llegó el momento del primer concierto, ya estaba ahí y nosotros tuvimos que improvisar e inventarnos con un parlante grande un amplificador y un  micrófono un equipo para Mingus.  Como además lo reamplificamos, pudimos mejorarlo…”.

Otro día, en algún bar del barrio de Caballito, tal vez la esquina de Avenida la Plata y Rivadavia, me reuní con nuestro gran contrabajista Jorge “Negro” González, que reforzó la anécdota de Melero:

“¿Sabes que cuando vino Mingus a Buenos Aires tocó con mi equipo de bajo? No me puedo acordar quien me lo pidió, pero sé que alguien me habló, y como te podes imaginar obviamente yo le presté mi equipo. ”

“Seguramente el personaje que había pedido el equipo al negro González fue su amigo Nano Herrera que me comentó más tarde:

“… en el primer concierto de Mingus el contrabajo no se escuchaba nada y resulta que yo le tuve que conseguir un equipo…”


¿MINGUS EN EL HOSPITAL FERNANDEZ?


Este notable músico vino a Buenos Aires con 55 años de edad, pero con un estado de salud bastante deteriorado. Tenía un problema en alguna de las vértebras o discos de su columna vertebral que prácticamente le inmovilizaba una de sus piernas y le producía unos dolores terribles.  De hecho, al poco tiempo de estar en Argentina justamente a fines de ese mismo año  (1977) le diagnostican una esclerosis que lo llevó a estar limitado a una silla de ruedas. En poco más de un año encontraría la muerte en Cuernavaca (México).

La noche que actuó en el teatro Coliseo, al término del show y ya sin público en la sala (salvo unos pocos amigos), sufrió una descompensación. Es entonces cuando lo llevaron de urgencias al Hospital Fernández.

Una de las personas que estuvo con él en el camarín justo en ese momento fue el abogado Julio Isequilla, que recordaba lo siguiente:

“… Mingus estaba muy dolido, con una pierna casi inmovilizada, pero igual tocó en el escenario. Pero tuvo una descompensación después del concierto y nosotros lo tuvimos que llevar al Hospital Fernández, con Danny Richmond y otra gente que estaba ahí…” “Todo sabíamos que tenía esclerosis Múltiple y le daban ataques, pero esa noche tuvo una descompensación en el camarín. Me acuerdo que estábamos charlando ahí en el camarín con Danny Richmond y él, y directamente se desmayó, nos pegamos una cagazo tremendo. Inmediatamente, llegó una ambulancia y se lo llevó al Fernández, y ahí lo recuperaron…” “Lo sacaron rápido, pero imagínate que fue como a las cuatro de la mañana y estaba muy mal. Inclusive, se quejaba de extraordinarios dolores en la base de la columna, y te digo que aguantó muy bien los conciertos…”

A pesar de todo esto, al otro día se recuperó y logró llevar a cabo el otro concierto en el Teatro SHA, como si nada hubiera ocurrido.

1 comentario:

Verdores de Tigre dijo...

Muy interesante tu blog, me sumaré a escucharte! Te invitamos a que participes del nuestro que también comparte la pasión por la música: verdoresdetigrei.blogspot.com.ar. Un saludo!